Presentación de Sunset Overdrive en Madrid Games Week

Con motivo de la celebración de Madrid Games Week, Microsoft aprovechó la cita para traer a Brandon Winfrey, Associate Community Manager de Insomniac Games, y así enseñarnos un poco más sobre Sunset Overdrive, uno de los exclusivos de Xbox One más apetecibles de cara a la campaña navideña.

Acompañado de la PR Manager de Xbox Lidia Pitzalis, que hacía de intérprete, Brandon no solo nos contó el origen del título y cómo ha evolucionado hasta convertirse en lo que podremos ver el próximo 31 de octubre, sino que jugó una sección completa del título que nos enseñó parte de los ingredientes que hacen de Sunset Overdrive un juego alocado y sobre todo divertido.

Sunset Overdrive Insomniac Games

Para encajar las piezas del puzle nos debemos remontar a Resistance. Brandon explicó a los asistentes que volver a un ambiente postapocalíptico como el del shooter de PlayStation no tendría por qué ser algo oscuro y deprimente, y es ahí donde aparece la figura de los niños, algunos hijos de desarrolladores de la propia Insomniac. Esa unión entre inocencia y libertad sumada a un entorno devastado dan como resultado el mundo en el que se desarrolla Sunset Ovedrive. La premisa: todos podemos ser quien queramos, y no hay mejor excusa que una crisis como la que nos presenta el título para desatar toda nuestra creatividad.

Pero claro, todo tiene un porqué, y en Sunset Overdrive llega de una manera poco corriente. Fizzco, una mega corporación que domina gran parte de la producción alimenticia, lanza al mercado antes de tiempo una bebida que no ha pasado por todos los controles necesarios. Aquí entramos nosotros, una persona encargada de recoger los restos de basura que deja la gente en una fiesta donde se está consumiendo Overcharge, la bebida adulterada. Al volver a casa nos daremos cuenta de que todos se están convirtiendo en mutantes, y es en ese preciso momento donde decidimos que tampoco es una mala noticia. Nos despedimos de las responsabilidades, adoptamos el look que siempre quisimos tener y nos lanzamos a la calle a disfrutar.

Sunet Overdrive Xbox One

Los mutantes, como en todo videojuego que se precie, están divididos por clases, y no falta desde la morralla típica que no nos costará tumbar con un par de disparos hasta criaturas especiales como los Popper, que buscan acercarse a nosotros para reventar, o los Blower, capaces de escupir por su brazo una sustancia tóxica. No podemos olvidar unos invitados habituales a este tipo de eventos, como son los Scabs, humanos que aprovechan el caos para saquear todo lo que puedan. Brandon nos prometió sorpresas de cara al lanzamiento y nos recordó que estamos ante una creación de Insomniac Games, maestros de la improvisación y el diseño de armas y enemigos de lo más irreverentes.

Una vez acabada la explicación, Brandon pasó a mostrarnos gameplay en directo jugado por él mismo. La misión tenía como objetivo fabricar una espada para hacer frente con garantías a los mutantes, y antes de comenzar nos avisó de la dificultad de esta zona en concreto, ya que era de las más avanzadas del juego y presentaba a unos temibles robots como enemigos. Pero todo fue como la seda, pese a un desliz inicial que llevó al personaje manejado por Brandon a caer desde un precipicio. Sunset Overdrive luce muy bien. Es colorido, y recuerda por momentos a un clásico como es Jet Set Radio, por su diseño artístico y por la facilidad que tenemos para desplazarnos “grindando” sobre todo tipo de estructuras. Además, el título nos exige que nos movamos constantemente y no solo para esquivar los ataques del rival, sino para poder coger velocidad y ganar ventaja táctica accediendo a posiciones elevadas.

En esta sección tuvimos la oportunidad de ver armas tan absurdas como un osito bomba bautizado como TNTeddy, o unos pequeños helicópteros que persiguen al enemigo para congelarlo. También pudimos comprobar que las escenas que nos cuentan la historia del juego son de todo menos serias, lo que nos garantiza chascarrillos y parodias de todo lo que nos rodea a diario.

Durante la demostración, Brandon nos enseñó algunas zonas de combate y otras plataformeras, además del viaje rápido, integrado de una manera tronchante: llegamos al lugar después de vomitar en un inodoro portátil tras una noche de fiesta. Parece ser que todo en Sunset Overdrive está preparado para que siempre estemos moviéndonos con una sonrisa en la boca. Es un espectáculo de luces y partículas gracias a la cantidad de enemigos que podremos encontrar en pantalla y la facilidad con la que acabaremos con ellos, y no duda en volverse complicado en secciones como la que nos enseñaron, donde Brandon acabó haciendo frente a unos mutantes voladores llamados Flyers, que escupían bolas de fuego.

Salimos muy contentos de la presentación, y es que Sunset Overdrive nos ha despertado curiosidad desde su anuncio. Ahora que lo tenemos muy cerca (sale al mercado el 31 de octubre) podemos confirmar que como mínimo vamos a estar ante un juego que apuesta por la diversión inmediata, porque además podrá ser jugado en cooperativo para 8 jugadores.

Texto de Pedro Iglesias.