Análisis de Sunset Overdrive, uno de los mejores juegos de Xbox One

portadasunsetEl anuncio de Sunset Overdrive como exclusivo de Xbox One nos pilló por sorpresa, y no precisamente por su aspecto desenfadado, que también, sino por venir de Insomniac Games, una compañía ligada tradicionalmente a Sony. Esta propuesta llena de frescura es uno de los bastiones de la consola de Microsoft de cara a las navidades, y después de jugarlo durante un par de semanas podemos confirmar que ha superado nuestras expectativas, que ya de por sí eran altas teniendo en cuenta los antecedentes del estudio californiano.

Para situarnos comencemos por su alocado argumento, que marca una premisa tan absurda como prometedora. El protagonista aquí no tiene nombre. Es un simple individuo como cualquiera de nosotros, que ve cómo su vida corre peligro tras la transformación de media ciudad en mutantes. El motivo es lo suficientemente retorcido para sentar una buena base: han consumido Overcharge, una bebida que no ha pasado los controles de calidad necesarios, ya que Fizzco, la megacorporación encargada de lanzarla al mercado, solo vela por sus intereses económicos.

A partir de aquí le daremos forma al protagonista gracias a un editor donde podremos elegir sexo y corpulencia, además de maquillarnos y vestirnos con ropa de todo tipo y género. Lo importante en Sunset Overdrive, como nos recuerdan constantemente, es afrontar el apocalipsis como una oportunidad de desinhibición, y eso haremos.

sunset-overdrive-e3-amusement-jpgAl quedarnos sin suministros saldremos de casa para contemplar una Sunset City devastada, donde los mutantes campan a sus anchas acompañados por los sarnosos, humanos que aprovechan la crisis para saquear con todo lo que puedan. También conviven otros guetos algo más amistosos, que son precisamente los encargados de ponernos las pilas para realizar las primeras misiones.

Desde ese momento descubriremos un juego con claras referencias a sagas como Jet Set Radio, Tony Hawk o por qué no decirlo, Ratchet & Clank, de la propia Insomniac. Sunset Overdrive se basa en el movimiento constante y el deslizado por cualquier tipo de superficie. Las mecánicas son muy sencillas, aunque dominarlas nos llevará unas cuantas horas, ya que se requiere una combinación inteligente de nuestras habilidades para salir airosos. Básicamente, podemos engancharnos con un botón a cables y bordes de estructuras, y rebotaremos en coches, colchones y extractores para llegar más alto. También realizaremos movimientos propios del parkour, como impulsarnos de una farola o caminar por las paredes, todo ello con una física totalmente irreal y divertida.

Sunset-Overdrive-Herker-2-jpgNuestra misión en Sunset Overdrive es la de huir de la ciudad, pero antes debemos toparnos con una variedad de tribus urbanas donde no faltan los empollones, los frikis de los juegos de rol o las animadoras. Cada grupo tiene un carácter muy marcado, que es aprovechado para llenar las conversaciones de chascarrillos de todos los colores, bastante actualizados y nada rancios, consiguiendo que nos saquen una sonrisa. Pero claro, estos encargos nos obligan a enfrentarnos con toda clase de mutantes, y para defendernos de ellos contamos con un buen catálogo de armas. Éstas son marca de la casa, y van desde ositos de peluche explosivos hasta lanzadores de vinilos, pasando por pistolas, fusiles de rayos, helicópteros torreta y un sinfín de artilugios.

Aunque estemos ante un título de marcado sabor arcade, no solo disponemos de cierta profundidad en cuanto a personalización (armas y personaje), sino que también nos regalan una cantidad de horas nada despreciable entre las misiones principales y el resto. En todo momento podremos cumplir encargos secundarios que nos repartan beneficios económicos, y si nos apetece, podremos jugar las misiones Pelotón Caos hasta 8 jugadores en línea, en las que pasaremos por una serie de pruebas que mezclan el juego cooperativo con el competitivo, para rematar la partida con un reto multitudinario de defensa de objetivos.

Sunset-Overdrive-forall-Nighttime-JPGSi en lo jugable cumple con creces gracias a su enorme variedad y a lo divertido que resulta su manejo una vez dominado, en lo técnico no se porta nada mal. Su aspecto es colorido y desenfadado, mezclando una estética de cómic para adultos con dibujos animados, y para entrar en sintonía definitivamente contamos con un genial doblaje al castellano (atención a los diálogos, porque no tienen desperdicio) y una banda sonora muy cañera llena de temas punk rock.

Sunset Overdrive puede frustrar a las primeras de cambio por la aparente complejidad de su control o por lo áspero de sus compases iniciales, pero una vez coge carrerilla, brilla a un nivel que lo coloca como uno de los juegos más sorprendentes del año. Se trata de uno de esos esos productos tan conscientes de sí mismos que se atreven a atravesar la cuarta pared con naturalidad, y ha conseguido un equilibrio perfecto entre frenetismo y complejidad, donde una vez entendidas sus reglas, disfrutaremos enormemente de esa genial mezcla entre variedad de misiones, armas alocadas y escenas tronchantes. Sin duda estamos ante uno de los mejores juegos de Xbox One, imprescindible para los poseedores de la consola de Microsoft y en general para todo amante de los videojuegos.

Escrito por Pedro Iglesias.

 

39 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

  1. dude cuanto te pagaron? el juego es BASURA