Análisis: La aventura más épica empieza con The Elder Scrolls Online

teso0A primeros del mes pasado, Bethesda y Zenimax Online llevaron a ordenadores personales la nueva aventura ambientada en el mundo de Nirn, The Elder Scrolls Online, un juego de rol multijugador masivo que necesita de Internet para poder ser jugado.

Tiempo ha que los seguidores de esta afamada franquicia deseaban con impaciencia que Bethesda escuchara sus plegarias y otorgaran a sus usuarios una entrega que combinara lo mejor de The Elder Scrolls con tintes cooperativos o incluso masivos gracias a Internet. Imaginar unos amplios escenarios como los que disfrutamos de Morrowind o Skyrim era el sueño de muchos jugadores, y si le añadíamos poder recorrer todo ese vasto mundo con un amigo, mucho mejor.

The Elder Scrolls Online ofrece todas las características esenciales ya vistas en anteriores capítulos como las misiones de Gremio, sistema de clases, razas e incluso localizaciones. Las clases, sin ninguna duda, es una de las cosas más importantes del juego y lo es bajo las opciones de Templar, Sorcerer, Dragon Knight y Nightblade. Todas ellas pueden tomar uno de los tres caminos disponibles para cada una aunque la libertad de configuración de las mismas quedará expuesta a la imaginación del jugador. Vamos, que no será nada difícil ver un jugador Sorcerer que porte armadura pesada y dispare flechas.

teso1El videojuego utiliza la exploración del entorno como motor de juego. Y es que muchos son los kilómetros que deberemos de recorrer a pie o a caballo si queremos descubrir todas las misiones, mazmorras o secretos que contiene este inmenso juego. Las localizaciones importantes y tareas no aparecen en nuestro mapa a no ser que previamente la hayamos descubierto. Pero además y para dar algo más de realismo, los objetos de recolección no aparecen señalados en ningún momento y habrá que tener ojo avizor para localizarlos por el escenario.

El sistema de artesanía amplía un poco más lo ya visto en anteriores entregas y es que además de crear multitud de objetos, se le añade la posibilidad de realizarlos según el estilo de las diversas razas que pueblan Nirn. No solo eso, si no que la misma armadura o arma tendrá diferentes niveles o habilidades que, como no, podrán también encantarse o subir de calidad. Para ello necesitaremos estudiar armas mágicas previamente recolectadas o destruirlas para conseguir ciertas piezas.

teso2

Sin duda alguna donde más notaremos que estamos en un The Elder Scrolls será en su sistema de combate e inferfaz de jugador. Los menús de juego se asemejan a la última entrega, Skyrim, y el combate -aunque enfocado a ser jugado en tercera persona- seguirá basándose en el apuntado libre con diana, algo característico de la franquicia. Sin embargo las animaciones y lo poco pulido que se encuentra en The Elder Scrolls Online harán que a menudo no sea tan fácil de manejar en su vertiente Jugador contra Jugador o con grandes grupos de enemigos.

En la parte técnica tenemos un diseño artístico sublime que iguala o supera a todo lo que ya habíamos visto anteriormente. Gráficamente si bien no es lo más puntero que existe a día de hoy, hay que loar la grandísima optimización de la que hace gala el videojuego. The Elder Scrolls Online funciona en ordenadores poco actuales a una configuración bastante alta y de manera fluida. Incluso en las multitudinarias batallas contra otros jugadores en el mapa PvP de Cyrodiil el juego se comporta fenomenalmente.

teso3En el apartado musical, aunque en esta ocasión no haya participado más allá de los créditos de inicio el legendario compositor Jeremy Soule, la propuesta ofrece más de cuarenta temas que a buen seguro no defraudará a los fieles seguidores de la saga de Bethesda. Estamos hablando de composiciones orquestadas, con coros e incluso vocales. Todo un elenco de temas que harán disfrutar a cualquiera que se adentre en los territorios de Nirn, el mundo donde se emplaza el videojuego. No solo eso, cada diálogo que aparece en él se encuentra doblado al inglés, independientemente si es un personaje principal, secundario o transitorio.

The Elder Scrolls Online otorga interminables horas de juego en un mmorpg que respeta al máximo la saga principal. Ya sea en las diversas mazmorras que componen el juego, sus interminables misiones, desafíos o exploración, estamos hablando de miles de horas donde además se actualiza con nuevos contenidos cada cierto tiempo. Si tuviéramos que poner algunas pegas irían, sin duda, a la localización íntegra del videojuego en inglés, a que el juego se disfruta previo pago mensual de una cuota fija y que el ritmo de subida de nivel es más lento de lo que cabría esperar.

Escrito por Ricardo Fernández.