Vive lo mejor de la acción y de la magia con Diablo III: Reaper of Souls

reaperofsoulsportSi alguna vez los jugadores desearon con todas sus fuerzas el regreso de un videojuego al panorama actual, fue sin duda el de Diablo en su tercera entrega. Sí, hay más juegos, pero ninguno ha ofrecido tantas horas de diversión como ofrecieron Diablo y Diablo II en el año 1996 y 2000 respectivamente.

El mayor pelotazo de la saga ocurrió con su segunda parte, la cual a día de hoy sigue teniendo aún muchísimos adeptos. Gracias a su multijugador online de hasta 8 personas, los jugadores eran capaces de realizar partidas de larga duración junto con amigos con el único fin de conseguir más y mejor equipo. 12 años después de la salida de Diablo II, Blizzard lanzó al mercado en mayo del año pasado la tercera y, hasta ahora, última entrega de tan aclamada saga. Diablo III consiguió batir todos los récords de ventas existentes en versión PC y con este dato estaba claro que Blizzard se centraría en añadir más contenido al juego base. Y he aquí parte de esos añadidos que comentamos, la expansión para Diablo III, Reaper of Souls.

En Diablo III: Reaper of Souls disfrutaremos de una nueva clase, el Cruzado, una clase totalmente inspirada en un antiguo conocido, el Paladín. Con esta y las ya cinco conocidas deberemos de afrontar el nuevo peligro que amenaza tanto Santuario como Westmarch, Malthael el Ángel de la Muerte. Porque aún con el anterior antagonista recluido en la piedra de alma negra, ésta tiene el poder suficiente como para que Malthael esté interesado en ella para así aumentar los suyos propios.

diablo_iii__reaper_of_souls-2495478Pero la expansión no solo añade una nueva clase. Cerrada ya la casa de subastas, el juego recoge ahora un sistema nuevo y adaptado al jugador llamado Loot 2.0. Se acabó el comerciar objetos con jugadores por internet y ni tan siquiera con tus amigos, ahora las recompensas estarán ligadas a tu personaje y con estadísticas adecuadas a la clase. El máximo de nivel ha aumentado al 70 y el referente al sistema Paragón ya no tiene límite. Esto significa que podremos subir nuestros personajes, como diría Buzz Lightyear, ¡hasta el infinito y más allá! Un nuevo artesano se sumará a la lista de ya existentes. En esta ocasión se trata de Myriam la Mística, la encargada de encantar nuestro equipamiento y de customizar nuestra apariencia.

En esta expansión recorreremos las calles de Westmarch. Pasajes con una tétrica ambientación que intentan recuperar, tal y como comentaban los desarrolladores, parte de lo que sentimos en las dos anteriores entregas de Diablo. Nuestro punto de mira se fijará en la Fortaleza de Pandemónium y con un único enemigo en mente a batir. Una vez completemos el nuevo y único acto, un sinfín de posibilidades se abrirá ante nuestros ojos, el modo Aventura y los Contratos. El primero nos da la posibilidad de visitar el mundo del juego a nuestro antojo gracias a que todos los transportadores estarán abiertos. Podremos explorar libremente y conseguir los materiales necesarios para esa arma o armadura que tantos ojitos nos hace. Y no solo eso. También será la oportunidad perfecta para conseguir esquirlas de sangre, rematar algún logro pendiente o simplemente pasearte por tu escenario preferido.

diablo_iii__reaper_of_souls-2495488Gracias a los Contratos tendremos acceso a misiones exclusivas de este modo que requerirán de todo tu empeño en completarlas. Acabar con una mazmorra específica, el malo de turno, limpiar de enemigos un escenario y así a lo largo de todos los mapas. Sobra decir que cada escenario y mazmorra seguirán generándose aleatoriamente, con lo que la diversión está garantizada.

Diablo III: Reaper of Souls es una excelente y aplaudida expansión. No solo mejora y añade más novedades al juego base, sino que da al jugador mucha más diversión de lo que en un principio ofrecía. De hecho los usuarios no han tardado en pronunciarse acerca de ese nuevo contenido, declarando que “¡este sí es el Diablo III que debió ser desde un principio!”. Para terminar, es imposible no hacer mención a la maravillosa y espectacular banda sonora dirigida por Derek Duke, todo un espectáculo sonoro digno de elogiar cada día de nuestras mortales vidas… si antes no nos fulmina Malthael…

 

Texto de: Ricardo Fernández.